JAMES HARDEN REBAJA SU CACHÉ

julio 27, 2022

JAMES HARDEN REBAJA SU CACHÉ

El tres veces máximo anotador de la liga renuncia a una suma considerable para que los Sixers fortalezcan su plantilla. La barba más famosa de la NBA mueve ficha para seguir soñando con el anillo

 

Siempre hay una excepción que confirma la regla, en todos los ámbitos posibles. En la NBA, esa excepción la ha marcado recientemente James Harden. Después de un mes de julio trepidante en contratos estratosféricos, una de las estrellas más consolidadas de la liga ha seguido el camino contrario. El escolta de los Sixers ha declinado su opción de jugador para esta temporada, que le habría reportado 47,4 millones de dólares, y ha llegado un acuerdo para un nuevo contrato por dos años y 68,6 millones de dólares: 33 de ellos para esta temporada y 35,6 para la 2023-24, esta última con opción de jugador que le permitiría entrar en la agencia libre el próximo verano y negociar un nuevo acuerdo.

Harden ha decidido renunciar a más de 14 millones de dólares para que Philadelphia pueda fortalecer su plantilla y mejorar sustancialmente las opciones de luchar por el ansiado anillo, después de los fiascos en sus etapas de Houston, Brooklyn y los propios Sixers. La barba más famosa de la liga tuvo una fructífera reunión con el presidente de operaciones de baloncesto de la franquicia, Daryl Morey, a quien le une una estrecha relación desde que coincidieron en Houston. El acuerdo que cerraron ha permitido a la organización obtener flexibilidad en el tope salarial, con tres movimientos de calado: la adquisición de los agentes libres P.J. Tucker y Danuel House utilizando las excepciones de nivel medio y bianual, y la adquisición de De’Anthony Melton en un cambio en la noche del draft con los Grizzlies. Tres acuerdos que podrían ser más una vez que la próxima temporada esté en marcha.

 

Karen Morey, Daryl Morey y James Harden

 

UN COMPROMISO FÍSICO

A las puertas de cumplir 33 años, Harden sabe que está frente a una de sus últimas posibilidades de ganar el campeonato, por lo que prioriza al equipo por encima de sus pretensiones económicas personales. Y parece que su compromiso es también físico, ya que los Sixers tienen altas esperanzas de que su estrella regrese al campo de entrenamiento en mejores condiciones de las que ofreció tanto en Brooklyn como en la misma Philadelphia la temporada pasada. Un tema que no es menor, ya que las polémicas sobre su estado físico, sobre todo en sus últimos años en Houston, han sido constantes y han debilitado de manera clara su imagen dentro de la propia NBA, a pesar de que muchas voces también señalaron que su estado no era malo, y que las fotos que se compartieron podían dar lugar a conclusiones equívocas. Fueran o no ciertos, lo que es indudable es que los rumores afectaron al propio Harden de manera directa e indirecta.

 

 

UNA PLANTILLA PARA LUCHAR POR TODO

Después de esta retahíla de movimientos, y si echamos un vistazo al posible quinteto titular de los Sixers y a los potenciales suplentes, parece claro que la mejora respecto a la temporada pasada es sustancial.

El más que probable cinco inicial podría estar formado por Harden de base, Tyrese Maxey de escolta, Tobias Harris de alero, PJ Tucker de ala pívot y Joel Embiid de pívot. Y en el banquillo, unos relevos nada desdeñables: Shake Milton, De’Anthony Melton, Matisse Thybulle, Georges Niang, Paul Reed, Furkan Korkmaz y Danuel House entre otros. Una plantilla de lujo para Doc Rivers y sus ayudantes.

 

Tyrese Maxey, Tobias Harris, PJ Tucker y Joel Embiid

 

UNA NUEVA OPORTUNIDAD

En 2021-22, Harden promedió 22 puntos y 10,3 asistencias en los 65 partidos que disputó entre los Nets y los Sixers, unos números buenos pero que no se tradujeron en un gran rendimiento personal y colectivo. El MVP de la liga regular en 2018 fue traspasado de Brooklyn a Philadelphia el pasado mes de febrero, y el prometedor Big Three de los Nets se resquebrajó. A pesar de la euforia inicial por el cambio, en el que también estuvo involucrado Ben Simmons, los Sixers no consiguieron cerrar la temporada con buenas sensaciones y, por cuarta vez en los últimos cinco años, acabaron cayendo en la segunda ronda de los playoffs.

Tras una temporada tumultuosa, ‘La Barba’ espera que la próxima sea más apacible y pueda acabar con el anillo colocado en su dedo.

 

Kevin Durant, James Harden y Kyrie Irving

 

– Akaw Sports