LO QUE PASA EN LAS VEGAS SE QUEDA EN LAS VEGAS

 

Por primera vez en la historia de la franquicia, Las Vegas Aces se han proclamado campeonas de la WNBA. Cierran una temporada espectacular, en que han sido las claras dominadoras de la competición casi de principio a fin

 

Las Vegas Aces apostaron fuerte, como es habitual en la ciudad donde residen, y se llevaron el premio grande. El 3 a 1 en la final contra Connecticut Sun deja claro el dominio de la franquicia de Nevada, que ha completado un año para enmarcar, tanto en títulos individuales como de equipo.

Bajo la batuta de Becky Hammon, que en su primera temporada al frente de la franquicia ha conseguido ser elegida mejor entrenadora del año y campeona de la WNBA, Las Vegas ha demostrado que el talento y el trabajo llevan a bien puerto. Todo ello, de la mano del buen humor y del buen ambiente dentro del vestuario.

 

Becky Hammon

 

DISCIPLINA Y ALEGRÍA

Hay algo que hemos visto muchas veces durante esta temporada en la franquicia: risas y bromas. Todo ello como herramienta de cohesión del vestuario. Pero teniendo siempre claro que la disciplina es imprescindible. Ese equilibrio entre ambos aspectos, un ying yang baloncestístico, ha funcionado a la perfección.

Hemos visto a las jugadoras dándose tortazos con tortillas mexicanas en la cara para hacer que la compañera abra la boca y expulse el agua que tiene dentro. Las hemos visto tirarse globos de agua dentro de un restaurante y pasárselo genial, o pintar el coche de una compañera con colores histriónicos. El baile también ha estado presente de manera continua en los vestuarios, y quizás el mejor ejemplo para ilustrarlo es el momento en que A’ja Wilson y Ja Morant, la estrella de los Memphis Grizzlies, se pusieron a bailar juntos después de la segunda victoria de la final contra Connecticut.

 

A’ja Wilson y Ja Morant

 

UN BLOQUE SENSACIONAL

Becky Hammon ha conseguido encajar a la perfección unas piezas que no terminaban de ajustarse, pese al enorme talento que había en la plantilla. A’ja Wilson ha sumado un doble reconocimiento individual: MVP y mejor defensora de la fase regular. Su compañera Jackie Young ha sido nombrada jugadora más mejorada de la temporada. Y en la final, Chelsea Gray se ha hecho con el MVP. Todo ello, sumado al ya mencionado reconocimiento de Becky Hammon como mejor entrenadora del año.

A’ja Wilson, Jackie Young, Chelsea Gray y Kelsey Plum

 

BILL RESPIRA TRANQUILO

Bill Laimbeer, el mítico pívot de los Detroit Pistons que tantos grandes momentos nos dejó en los ochenta y noventa, está ahora calmado. Tras cuatro años en el banquillo de Las Vegas, en los que estuvo en varias ocasiones a las puertas del  título, ve que el barco ha llegado a buen fin. Ahora, como siempre, falta por ver si este potente crucero seguirá surcando los mares en búsqueda de más títulos. El tiempo dirá.

 

Bill Laimbeer y Becky Hammon

 

– Akaw Sports

“Estamos muy contentos de poder trabajar con Akaw Sports en este proyecto. Su experiencia y conocimiento del mercado australiano es clave para nosotros”, señala Carlos Martín, director de la Barça Academy.

Este 2023 estrenaremos los Barça Academy Camps de Australia, que se celebrarán en las ciudades de Adelaide (Ellis Park, 9-13/01/2023), Melbourne (La Trobe University, 16-20/01/2023) y Sydney (Arc Sports UNSW, 23-27/01/2023), en los que niños y niñas australianos podrán aprender y entrenar bajo el método Barça, un estilo único que ha llevado a la institución azulgrana a convertirse en una de las entidades más prestigiosas del mundo del deporte, no solo del fútbol.

Este nuevo acuerdo que hoy anunciamos es el primer gran paso de un gran objetivo: que el FC Barcelona este presente en esta región a largo plazo, no de forma puntual, y de esta forma consolidarse en los cinco continentes. A día de hoy, el estilo Barça está presente hasta en 35 países distintos gracias a la Barça Academy, donde más de 25.000 niños y niñas aprenden y crecen con esta metodología.

Miki Alcón, uno de nuestros responsables, vuelve a tierras australianas. “Cuando viví en Australia fui testigo de la gran pasión que despierta el Barça en el país. Con este proyecto cumplo el sueño de ver al equipo de mi vida en mi segunda casa», explica en la presentación de los Camps junto a Oriol Lluis, otro de los máximos responsables: “La pasión que hay en Australia por el deporte es increíble, pero además el fútbol no para de crecer y crecer, por eso estamos encantados de llegar y que ese interés vaya a más”.

Más información en:

www.campsaustralia.barcaacademy.com

@barcaademyaus en Redes Sociales.

BECKY HAMMON Y LA CONFIANZA

 

La entrenadora de Las Vegas Aces, el mejor equipo de la temporada regular de la WNBA, tiene una fórmula mágica que se resume en cinco letras. Vistos los resultados que está consiguiendo, está claro que su método funciona

 

2022 empezó de manera muy especial para Becky Hammon. El primer día del año, Las Vegas Aces hicieron oficial su incorporación como entrenadora del equipo. Una apuesta firme y decidida, que premiaba la dilatada trayectoria de Hammon en la NBA. Desde 2014 a 2021, fue asistente de Gregg Popovich en los Spurs, y se ganó el respeto y reconocimiento de toda la liga. Basten dos ejemplos para ilustrarlo: 1) El 30 de diciembre de 2020, Popovich fue expulsado en el segundo cuarto del partido entre San Antonio y los Lakers, y Hammon tomó las riendas del banquillo, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir un enfrentamiento de la NBA en toda la historia; 2) Y en 2018, Pau Gasol escribió una emotiva carta en la que hacía un alegato a su favor, dejando claro que podía entrenar perfectamente a cualquier equipo de la liga y resumiendo la admiración generada por Hammon. Al final, la NBA no dio el paso, pero sí lo hizo la WNBA, y la decisión no podría haber salido mejor.

 

Pau Gasol y Becky Hammon

 

UNA TEMPORADA PARA ENMARCAR

Desde el primer momento quedó claro que Becky había llegado para hacer cosas grandes. El equipo ilusionaba. La ecuación parecía funcionar a la perfección. Y los datos no mienten: en su primera temporada como entrenadora en la WNBA, Las Vegas Aces ha sido el mejor equipo de la fase regular (con récord de victorias de la franquicia incluido), además de ser el mejor en anotación y eficiencia ofensiva. Y a nivel de galardones individuales, A’ja Wilson ha sido nombrada jugadora defensiva del año, mientras que su compañera Jackie Young se ha proclamado jugadora más mejorada de la fase regular.

El trabajo de Becky obtuvo su recompensa cuando fue seleccionada para dirigir uno de los banquillos del All-Star de la WNBA, concretamente el del “Team Wilson” capitaneado por una de sus jugadoras en Las Vegas, A’ja Wilson. Su equipo se llevó la victoria de manera holgada por 134 a 112. Pero el máximo reconocimiento llegó el pasado 26 de agosto, cuando fue elegida mejor entrenadora de la temporada regular, siendo, además, la primera exjugadora en conseguirlo en su temporada de debutante. Un mérito indiscutible.

Becky Hammon

 

UNA FILOSOFÍA MUY PERSONAL

Becky Hammon es admirada por su legado como exjugadora y como entrenadora asistente. Pero, sobre todo, por una intensa filosofía de trabajo y una capacidad innata para transmitir sus reflexiones de manera muy potente. En un vídeo que publicó Las Vegas Aces a principios de agosto, Hammon utiliza el pizarrón para explicar una serie de conceptos durante un entrenamiento. Bajo el título Be a pro, muestra a sus jugadoras cuatro conceptos que deben tener en cuenta cada día: Proactive, Process, Progress, Probability. Sin ellos, es imposible cerrar el círculo con el quinto y definitivo concepto: Promises. En el mismo vídeo, en el que se aprecia la cercanía que tiene con la plantilla, suelta una frase que muestra sus valores más profundos: “El liderazgo tiene que ver con las relaciones”. Y poco después, resume a la perfección uno de los puntales de su filosofía: “Tienes que tener sentido del humor en este trabajo, no te puedes tomar demasiado en serio. Al final del día metes un balón en un agujero, hay muchas cosas más serias pasando en el mundo. Pero lo que sí es realmente serio son las reglas de liderazgo que estas mujeres trasladan a sus familias y sus comunidades”.

Becky Hammon dando instrucciones durante un tiempo muerto de Las Vegas Aces

 

EL ACRÓNIMO DEL ÉXITO

En una rueda de prensa realizada la semana pasada, Becky expuso el mantra que manda en el vestuario, y que se define en un acrónimo: TRUST. Estas son las palabras que aparecen al desglosar cada una de las letras:

  • La T es talk, hablar.
  • La R es remember, recordar.
  • La U es unwavering, inquebrantable.
  • La S es secure and solid, seguro y sólido.
  • La T es together, juntas.

 

Tras anunciar los conceptos, Hammon realiza una explicación que le da máximo sentido a lo que quiere transmitir: “Tienes que hablar, comunicar, confiar en esa persona a la que llamas cuando tienes problemas. Por algo existe la ayuda, porque se supone que estás allí para ayudar. Recuerda tu trabajo, y recuerda que has pasado por batallas, que has perseverado, que tienes resiliencia. Valora tu historia propia y tus convicciones, y lo que estamos haciendo ofensiva y defensivamente. Juegas más libremente cuando sabes que hay alguien detrás de ti. Queremos ser inquebrantables en nuestra fortaleza, en nuestra agresividad, y hacerlo todo juntas”.

Gregg Popovich y Becky Hammon

 

– Akaw Sports

agosto 22, 2022

SIGUE SIENDO EL REY

 

Gracias a la extensión de contrato que acaba de firmar, LeBron James se convierte en el mejor pagado de toda la historia de la NBA. Hacemos un repaso a la lista de jugadores que copan la lista de mayores ingresos a lo largo de sus carreras. Una curiosidad: todos siguen en activo

 

Lo anunciaban, como casi siempre y de manera prácticamente simultánea, Adrian Wojnarowski y Shams Charania el 17 de agosto pasado. LeBron James acababa de firmar su renovación con Los Angeles Lakers por dos años más y 97,1 millones de dólares (que podrían ser 111 si el tope salarial en 2023-2024 se eleva a una cifra sustancialmente mayor), convirtiéndose de este modo en el jugador mejor pagado en toda la historia de la NBA. Las cifras impresionan: la estrella de los Lakers llegará a 2024-2025 habiéndose embolsado alrededor de 530 millones de dólares en 22 temporadas.

Durante sus 11 años en los Cavaliers, LeBron se embolsó 170 millones de dólares. En su etapa en los Heat, la cifra ascendió a 64 millones de dólares. Y en su trayectoria angelina, acabará percibiendo 295 millones de dólares.

Si hacemos un repaso a los cuatro jugadores que le siguen en este ranking de los mejores pagados de la historia, veremos que todos están todavía en activo. Un signo elocuente de las mareantes cifras que se están pagando en las últimas temporadas, en que los contratos anuales por encima de los 40 millones de dólares están a la orden del día.

 

KEVIN DURANT

La estrella de los Brooklyn Nets, que mantiene ahora mismo una tensa relación con la franquicia, lideraba la lista antes de que LeBron firmara su extensión. KD tiene asegurado percibir 498 millones de dólares hasta la temporada 2025-2026. Hasta el día de hoy, sus emolumentos suman 306 millones, por lo que va a ganar nada más ni nada menos que 192 millones en las próximas cuatro temporadas.

 

Kevin Durant

 

STEPHEN CURRY

El actual campeón de la NBA y MVP de las finales ha acumulado hasta el momento 254 millones de dólares en sus 13 temporadas en la liga, todas con los Golden State Warriors. De ahora hasta 2025-2026, Steph va a romper la banca: 216 millones en cuatro temporadas que le van a asegurar unas ganancias de 470 millones de dólares.

 

Stephen Curry

 

DAMIAN LILLARD

El caso de Dame es muy parecido al de Steph. Siempre ha estado en la misma franquicia, en este caso los Blazers, y ha acumulado hasta ahora 191 millones en 10 temporadas. A partir de ahora, su cuenta corriente va a aumentar de manera escandalosa: 258 millones durante las próximas cinco temporadas para acabar acumulando 449 millones de dólares.

 

Damian Lillard

 

BRADLEY BEAL

Otro jugador con un perfil muy parecido a los dos anteriores. Una carrera íntegramente transcurrida en los Washington Wizards, con 177 millones acumulados en 10 temporadas. Beal no se queda atrás en los números: va a percibir 251 millones de dólares en las próximas cinco temporadas, llegando a la 2026-27 con 428 millones de dólares en su cuenta corriente.

 

Bradley Beal

 

– Akaw Sports

¿Quieres formar parte del #AkawTeam? ¿Tienes experiencia en el área del marketing, realización, edición de vídeo y quieres seguir creciendo como profesional? ¡Sigue leyendo!

Buscamos un/a Editor audiovisual para liderar proyectos audiovisuales.

Principales funciones:

  • Grabación, edición y post producción de piezas para digital de distintos proyectos.
  • Gestionar el desarrollo de piezas audiovisuales.
  • Creación de diseños creativos.
  • Edición y montaje de vídeo.
  • Diseño gráfico.

Requisitos:

  • Dominio de las principales plataformas de Social Media.
  • Manejo fluido en herramientas de edición: Adobe Premiere /Final Cut/DaVinci Resolve o Avid, After Effects, Adobe Photoshop, Illustrator, InDesign.
  • Dominio de Motion Graphics.
  • Disponibilidad inmediata para jornada de 40 horas.
  • Se valora que la persona viva en Barcelona o área metropolitana, pero no es indispensable.
  • Experiencia en el sector.

Si te interesa, envíanos tu CV a rrhh@akawsports.com con el asunto “Vacante Editor Audiovisual”.

SABRINA ES UN LUJO PARA LOS SENTIDOS

 

La base de las NY Liberty está completando una temporada regular espectacular, demostrando que ya es una estrella consolidada en la WNBA

 

Tiene solamente 24 años, pero su carrera siempre ha acaparado todos los focos mediáticos. Su llegada a la WNBA en 2020 fue por la puerta grande, con el número 1 del draft a sus espaldas y una carrera universitaria en Oregon digna de elogio. En esta temporada, su tercera en la liga, ha explotado definitivamente, con estadísticas de auténtica estrella.

 

 

UN INICIO FULGURANTE

Desde el inicio de la temporada regular, Sabrina demostró que venía con la premisa de dejar huella. En el primer partido de las Liberty, el 7 de mayo, Ionescu anotó 25 puntos y repartió seis asistencias en la ajustada victoria de las neoyorquinas contra las Connecticut Sun. Una declaración de intenciones en toda regla.

Un mes más tarde, el 8 de junio, en la holgada victoria contra las Minnesota Lynx, Sabrina firmó 25 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, convirtiéndose en la primera jugadora de la historia en firmar un partido de 25 puntos y 8 asistencias con un porcentaje de acierto en el tiro del 90 por ciento.

Y cuatro días después, volvió a deslumbrar. El 12 de junio, a pesar de la ajustada derrota contra las Chicago Sky, Ionescu terminó con 27 puntos, 13 rebotes y 12 asistencias, logrando un triple doble en solo tres cuartos, algo que nadie había logrado hasta entonces. Y, de paso, se convirtió en la más joven en firmar múltiples triples dobles.

Sabrina siguió firmando actuaciones memorables por doquier, y la recompensa llegó una semana después. El 23 de junio, fue elegida en el quinteto titular del All Star. Un logro más que merecido.

Sabrina Ionescu

 

UN MES DE JULIO INOLVIDABLE

En julio, la base de NY siguió haciendo de las suyas. Y de qué manera. El día 6, en el gran triunfo contra Las Vegas Aces, se elevó hasta los 31 puntos, 13 rebotes y 10 asistencias, firmando de esta manera el tercer triple doble de su carrera y convirtiéndose en la primera jugadora que consigue la triple decena con 30 o más puntos, rompiendo la marca de Lisa Leslie, que tenía el récord anterior al haber registrado un triple doble con 29 puntos en 2004 con las Sparks. Además, este triple doble fue el primero en la historia sin una sola pérdida de balón. Y todavía más: empató a Candace Parker como las únicas jugadoras en conseguir tres triples dobles en su carrera. Y solamente lleva tres años en la WNBA. El hito de Sabrina de anotar al menos 30 puntos en un triple doble sin pérdidas de balón con al menos un 75% de acierto en los lanzamientos solamente ha sido igualado por un jugador de la NBA en los últimos 40 años: el doble MVP Nikola Jokic.

Después vino el parón del All-Star, que tuvo lugar el fin de semana del 9 y 10 de julio en Chicago, y en el que Sabrina tuvo un papel destacado. Primero, ganando el concurso de habilidades que se disputó el sábado, junto a Zoe Brooks. Y después, firmando una muy buena actuación en el partido de las estrellas. Ionescu formó parte del Team Wilson, que ganó de manera rotunda por 134 a 112 contra el Team Stewart, anotando 19 puntos, cogiendo 6 rebotes y repartiendo 6 asistencias.

El 23 de julio, Sabrina decidió la victoria contra Chicago con un 2 más 1 providencial, y al final del partido fue a la grada para abrazar a Vanessa Bryant y a sus hijas, en una nueva muestra de la gran relación que siempre ha mantenido con la familia de Kobe. Y cerró el mes de julio con el récord de asistencias de la franquicia, 16, en otro triunfo rotundo contra las Phoenix Mercury.

 

Nikola Jokic y Sabrina Ionescu

 

AGOSTO NO SE QUEDA ATRÁS

Mes tras mes, Sabrina seguía encandilando a propios y extraños. Y en agosto ha seguido la fiesta. El día 2, en la paliza que le dieron a Los Angeles Sparks, igualó a Candace Parker como las únicas jugadoras en lograr 500 puntos, 200 rebotes y 150 asistencias en una temporada regular. Y lo hizo con una actuación soberbia: 31 puntos en solo tres cuartos jugados, concretamente en 23 minutos. Una salvajada.

Pero Sabrina es una romperécords, y casi no dio tiempo a disfrutar de esta hazaña. Cuatro días más tarde, las Liberty se enfrentaron a las Phoenix Mercury, y las neoyorquinas se llevaron una contundente derrota. A pesar del varapalo, Ionescu volvió a hacer historia. Una asistencia suya a Crystal Dangerfield en el primer cuarto la convirtió en la única jugadora de la historia en llegar a 500 puntos, 200 rebotes y 200 asistencias en una fase regular. Otro hito para el recuerdo.

¿Cuál es el techo de Sabrina? Una pregunta más que irrelevante, porque lo que toca es seguir disfrutando de su talento.

 

Sabrina Ionescu

 

– Akaw Sports

JAMES HARDEN REBAJA SU CACHÉ

El tres veces máximo anotador de la liga renuncia a una suma considerable para que los Sixers fortalezcan su plantilla. La barba más famosa de la NBA mueve ficha para seguir soñando con el anillo

 

Siempre hay una excepción que confirma la regla, en todos los ámbitos posibles. En la NBA, esa excepción la ha marcado recientemente James Harden. Después de un mes de julio trepidante en contratos estratosféricos, una de las estrellas más consolidadas de la liga ha seguido el camino contrario. El escolta de los Sixers ha declinado su opción de jugador para esta temporada, que le habría reportado 47,4 millones de dólares, y ha llegado un acuerdo para un nuevo contrato por dos años y 68,6 millones de dólares: 33 de ellos para esta temporada y 35,6 para la 2023-24, esta última con opción de jugador que le permitiría entrar en la agencia libre el próximo verano y negociar un nuevo acuerdo.

Harden ha decidido renunciar a más de 14 millones de dólares para que Philadelphia pueda fortalecer su plantilla y mejorar sustancialmente las opciones de luchar por el ansiado anillo, después de los fiascos en sus etapas de Houston, Brooklyn y los propios Sixers. La barba más famosa de la liga tuvo una fructífera reunión con el presidente de operaciones de baloncesto de la franquicia, Daryl Morey, a quien le une una estrecha relación desde que coincidieron en Houston. El acuerdo que cerraron ha permitido a la organización obtener flexibilidad en el tope salarial, con tres movimientos de calado: la adquisición de los agentes libres P.J. Tucker y Danuel House utilizando las excepciones de nivel medio y bianual, y la adquisición de De’Anthony Melton en un cambio en la noche del draft con los Grizzlies. Tres acuerdos que podrían ser más una vez que la próxima temporada esté en marcha.

 

Karen Morey, Daryl Morey y James Harden

 

UN COMPROMISO FÍSICO

A las puertas de cumplir 33 años, Harden sabe que está frente a una de sus últimas posibilidades de ganar el campeonato, por lo que prioriza al equipo por encima de sus pretensiones económicas personales. Y parece que su compromiso es también físico, ya que los Sixers tienen altas esperanzas de que su estrella regrese al campo de entrenamiento en mejores condiciones de las que ofreció tanto en Brooklyn como en la misma Philadelphia la temporada pasada. Un tema que no es menor, ya que las polémicas sobre su estado físico, sobre todo en sus últimos años en Houston, han sido constantes y han debilitado de manera clara su imagen dentro de la propia NBA, a pesar de que muchas voces también señalaron que su estado no era malo, y que las fotos que se compartieron podían dar lugar a conclusiones equívocas. Fueran o no ciertos, lo que es indudable es que los rumores afectaron al propio Harden de manera directa e indirecta.

 

 

UNA PLANTILLA PARA LUCHAR POR TODO

Después de esta retahíla de movimientos, y si echamos un vistazo al posible quinteto titular de los Sixers y a los potenciales suplentes, parece claro que la mejora respecto a la temporada pasada es sustancial.

El más que probable cinco inicial podría estar formado por Harden de base, Tyrese Maxey de escolta, Tobias Harris de alero, PJ Tucker de ala pívot y Joel Embiid de pívot. Y en el banquillo, unos relevos nada desdeñables: Shake Milton, De’Anthony Melton, Matisse Thybulle, Georges Niang, Paul Reed, Furkan Korkmaz y Danuel House entre otros. Una plantilla de lujo para Doc Rivers y sus ayudantes.

 

Tyrese Maxey, Tobias Harris, PJ Tucker y Joel Embiid

 

UNA NUEVA OPORTUNIDAD

En 2021-22, Harden promedió 22 puntos y 10,3 asistencias en los 65 partidos que disputó entre los Nets y los Sixers, unos números buenos pero que no se tradujeron en un gran rendimiento personal y colectivo. El MVP de la liga regular en 2018 fue traspasado de Brooklyn a Philadelphia el pasado mes de febrero, y el prometedor Big Three de los Nets se resquebrajó. A pesar de la euforia inicial por el cambio, en el que también estuvo involucrado Ben Simmons, los Sixers no consiguieron cerrar la temporada con buenas sensaciones y, por cuarta vez en los últimos cinco años, acabaron cayendo en la segunda ronda de los playoffs.

Tras una temporada tumultuosa, ‘La Barba’ espera que la próxima sea más apacible y pueda acabar con el anillo colocado en su dedo.

 

Kevin Durant, James Harden y Kyrie Irving

 

– Akaw Sports

LA NBA TIRA LA CASA POR LA VENTANA

El inicio del mes de julio ha sido frenético en los despachos de la mejor liga del mundo, con contratos estratosféricos que demuestran la buena salud de la competición. Hacemos un repaso de los más significativos

NIKOLA JOKIC ROMPE RÉCORDS

El serbio ya es dueño y señor del contrato más grande de la historia de la NBA. El doble MVP percibirá 270 millones de dólares en cinco años, 303 millones en las seis próximas temporadas si añadimos el año de contrato que aún tenía. Después de ver estos números, es comprensible que se lo pasara en grande bailando y festejando, quién sabe si con unas copas de más.

Nikola Jokić
Nikola Jokić

 

BRADLEY BEAL: LA SARTÉN POR EL MANGO

El nuevo contrato de la estrella de los Washington Wizards destaca tanto por la cantidad como por la calidad. Cinco años a razón de 251 millones de dólares, alcanzando los 57 en la última temporada. Pero, más allá de los guarismos, este supermáximo es llamativo por la cláusula anti-traspaso: mientras dure su nuevo contrato, Beal tendrá la capacidad de bloquear cualquier operación en la que esté involucrado. Nadie ha tenido este tipo de cláusula desde la temporada 2017-18, por lo que el escolta es ahora el único jugador de la NBA que la posee.

 

bradley beal
bradley beal

 

JÓVENES CON SUERTE

Las nuevas estrellas de la liga vienen pisando fuerte, y sus contratos también. La tríada formada por Ja Morant (Memphis Grizzlies), Zion Williamson (New Orleans Pelicans) y Darius Garland (Cleveland Cavaliers) confirma que el presente y el futuro inmediato están en buenas manos. Los tres jugadores han firmado las extensiones máximas de rookies, y percibirán 193 millones de dólares por cinco años, que eventualmente podrían llegar a ser 231 millones si consiguen ciertos incentivos por formar parte del equipo All-Pro, por ganar el MVP o por convertirse en Jugador Defensivo del Año.

 

Ja Morant (Memphis Grizzlies), Zion Williamson (New Orleans Pelicans) y Darius Garland (Cleveland Cavaliers)
Ja Morant (Memphis Grizzlies), Zion Williamson (New Orleans Pelicans) y Darius Garland (Cleveland Cavaliers)

 

GRANDES ACUERDOS PARA BOOKER Y TOWNS

Tras ser elegidos la pasada temporada como All-NBA, tanto Devin Booker como Karl-Anthony Towns se han ganado el derecho a recibir un contrato supermax: 224 millones de dólares por cuatro años. Las estrellas de Phoenix Suns y Minnesota Timberwolves, de 25 y 26 años respectivamente, podrían llegar a percibir más de 60 millones de dólares en la temporada 2027-28.

 Devin Booker como Karl-Anthony Towns
Devin Booker como Karl-Anthony Towns

 

DAMIAN LILLARD Y UNA ÚLTIMA TEMPORADA MAREANTE

La estrella de los Blazers, que ya tenía contrato hasta la temporada 2024-25, ha firmado una extensión de contrato por dos años más. En 2025-26, el base d e Portland recibirá 58,5 millones de dólares, y en la siguiente temporada la cifra se convierte en astronómica y no tiene precedentes: unos 63,3 millones de dólares, superando incluso a Nikola Jokic. En este último caso, Dame tiene opción de jugador, por lo que dejaría abierta la posibilidad de ser agente libre

 

DAMIAN LILLARD
DAMIAN LILLARD


LAVINE REDEFINE LA HISTORIA DE CHICAGO

Los Bulls nunca habían firmado un contrato superior a los 100 millones de dólares. El máximo al que se había llegado fue en 2011, cuando Derrick Rose firmó su renovación por cinco años y 94,8 millones. El nuevo contrato de Zach LaVine supone un récord para la franquicia: la estrella de Chicago percibirá 215,2 millones de dólares por cinco temporadas, regresando de este modo a los Bulls después de que este verano fuera agente libre sin restricciones.

 Zach LaVine
Zach LaVine

– Akaw Sports

CURRY AGRANDA SU LEYENDA

Acaba de ganar su cuarto anillo y ha sido elegido, por primera vez, como
mejor jugador de la final de la NBA. El debate sobre si Stephen Curry
está entre los 10 mejores jugadores de la historia se decanta, cada vez
más, a favor de la estrella de los Golden State Warriors

El próximo 31 de agosto, Stephen Curry vivirá un día muy especial. El base de los
flamantes campeones de la NBA recibirá el título de su licenciatura en Arte con
especialización en Sociología por parte del Davidson College. La estrella de los Warriors le
había prometido a su madre Sonya que se sacaría el título. Le faltaba un semestre para
graduarse y, después de matricularse en la pasada primavera y de trabajar con dos
miembros del profesorado de Davidson, uno de la Universidad de Stanford y otro de la
Universidad de California-Santa Cruz, acabó cumpliendo su promesa.
Será, sin duda, una jornada emocionante para Steph, porque en esta universidad fue
donde jugó entre 2006 y 2009, dejando una huella imborrable. A pesar de haber jugado
solamente tres años con los Wildcats, ostenta el honor de ser el líder histórico en
anotación del equipo, con un total de 2.635 puntos, y en 2007-2008 consiguió el récord de
triples anotados en una sola temporada en la NCAA, con 162.
Pero eso no es todo. Durante la misma ceremonia, Curry será introducido en el Salón de la
Fama de la universidad y, como colofón, retirarán su camiseta con el número 30. Unos
reconocimientos que siguen agrandando su impresionante trayectoria.

 

Stephen Curry

 

SALDANDO CUENTAS PENDIENTES

La final de la NBA de esta temporada se presentaba, para muchos, como un plebiscito.
Más allá de saber quién sería el equipo campeón, Boston o Golden State, muchas miradas
estaban puestas en Curry. En los tres primeros títulos de los Warriors con él en la plantilla,
nunca había conseguido coronarse como mejor jugador de las finales. En 2015, ese honor
había recaído en Andre Iguodala, y en 2017 y 2018 el galardón había ido a parar a manos
de Kevin Durant. El “asesino con cara de niño” se tomó el reto como algo personal, y
catapultó a los Warriors hacia el anillo con una serie final impresionante: 31,2 puntos, 6
rebotes y 5 asistencias de media en los seis partidos disputados. Esta vez sí: el trofeo Bill
Russell, el MVP de las Finales, era para él de manera unánime. 11 votos de 11 posibles.
A partir de aquí, el debate sobre su consideración como uno de los 10 mejores jugadores
de la historia ha adquirido una importancia crucial. La literatura deportiva se ha expandido
por doquier, y los expertos favorables a Curry han redefinido sus Top-10 históricos para
darle cabida en el Olimpo baloncestístico.

BOSTON, MA - JUNE 16: Stephen Curry #30 of the Golden State Warriors celebrates on stage with The Larry O'Brien Trophy and the Bill Russell Finals MVP Trophy after winning during Game Six of the 2022 NBA Finals on June 16, 2022 at TD Garden in Boston, Massachusetts. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and or using this photograph, user is consenting to the terms and conditions of Getty Images License Agreement. Mandatory Copyright Notice: Copyright 2022 NBAE (Photo by Jesse D.
Stephen Curry

 

EL DEBATE ESTÁ SERVIDO

Los rankings históricos están sujetos a mil interpretaciones, pero hay razones de peso para
pensar que Curry podría formar parte del grupo de los 10 mejores. Un dato impresiona:
después del anillo y del trofeo al mejor jugador de la final, el base de Golden State ha
entrado en la exclusiva lista de jugadores que han ganado cuatro títulos, dos MVP de la
fase regular y un MVP de las Finales. ¿Quiénes son los otros? Kareem Abdul-Jabbar, Tim
Duncan, LeBron James, Magic Johnson y Michael Jordan. Casi nada.
Los cinco nombres citados forman parte, casi de manera indiscutible, del Top-10. Pocas
personas se atreverían a cuestionar a Kareem, Duncan, LeBron, Magic y Jordan. Por lo
tanto, para que pueda quedar una vacante para Curry en el Olimpo, solamente podríamos
incluir a cuatro jugadores más en el ranking.
Poca gente se aventura a negar la presencia de Bill Russell, Wilt Chamberlain y Larry Bird
en este selecto grupo. Ya van ocho. Y aquí empiezan los problemas serios. Un solo nombre
más. Y nos falta gente como Kobe Bryant, Shaquille O’Neal, Oscar Robertson, Hakeem
Olajuwon, Julius Erving, Jerry West o Karl Malone entre otros. Se abre un extenso abanico
de posibilidades. Las subjetividades y las opiniones personales hacen acto de presencia,
convirtiendo el debate en un ejercicio apasionante y abierto.
Steph tiene 34 años. Los Golden State Warriors, tras haber resurgido de sus cenizas,
poseen un futuro prometedor. Si los pupilos de Steve Kerr consiguen alargar su legado, el
base, considerado por muchos como el mejor tirador de la historia, seguirá dando
argumentos a sus defensores para entrar en esa mágica decena. Quién sabe si, incluso,
moviendo a alguno de los que hoy en día parecen intocables.

 

Stephen Curry
Stephen Curry

 

– Akaw Sports

LA ERA SNYDER LLEGA A SU FIN

Tras ocho temporadas en el banquillo de los Utah Jazz, Quin Snyder ha decidido dejar el cargo. Se cierra de este modo una intensa etapa en Salt Lake City, con un legado que se recordará para siempre

El 16 de abril de 2014, los Utah Jazz cerraron una de las peores temporadas de su historia. El triunfo ante los Minnesota Timberwolves por 136 a 130, después de una doble prórroga, puso el punto final a una fase regular para el olvido: 25 victorias y 57 derrotas, acabando últimos en su división y en la Conferencia Oeste. El equipo, liderado por un joven Gordon Hayward y con un Rudy Gobert poco protagonista en ese entonces, estaba dirigido por Tyrone Corbin, que completaba de esta manera su cuarta temporada como entrenador jefe de los Jazz, siendo la peor con diferencia.

Rudy Gobert
Rudy Gobert

 

DE MAL EN PEOR

Corbin, que había sido asistente de Jerry Sloan durante siete temporadas, cogió las riendas del banquillo en 2010, tras el adiós del mítico entrenador. La primera temporada terminó con registro negativo (39 victorias y 43 derrotas), pero en la siguiente consiguió meter a Utah en playoffs, aunque perdieron de manera rotunda contra los San Antonio Spurs en la primera ronda por 4 a 0. La tercera temporada terminó con registros positivos (43 victorias y 39 derrotas), pero los Jazz quedaron fuera de playoffs. Y en la siguiente fase regular llegó el desastre que ya hemos comentado. Corbin estaba en el ojo del huracán, y Utah necesitaba un cambio.

 

 

UNA APUESTA VALIENTE

El 6 junio de 2014, los Jazz presentaron al octavo entrenador de la historia de la franquicia. Quin Snyder, de 47 años, llegaba al banquillo de Salt Lake City con una lista de promesas para revertir la situación de la franquicia: fomentar el desarrollo de jugadores en un equipo joven y en reconstrucción, hacer de la defensa una prioridad y adoptar las analíticas. El director general de Utah, Greg Miller, tenía claro que la contratación de Snyder era una decisión muy importante para volver a hacer de su equipo un aspirante al anillo.

 

Scott Sommerdorf | The Salt Lake Tribune<br /> Quinn Snyder smiles as he answers a question. Jazz GM Dennis Lindsey is at left, and Jazz CEO Greg Miller is at right. The Utah Jazz introduced Quinn Snyder as their new head coach, Saturday, June 7, 2014.
Scott Sommerdorf

UNA MEJORA CONSTANTE

Las dos primeras temporadas terminaron con récord negativo, pero el equipo estaba mostrando una clara línea ascendente. La paciencia acabó dando sus frutos, y en el tercer año los de Salt Lake City accedieron a los playoffs, algo que lograrían también en las cinco siguientes temporadas con Snyder al frente del banquillo. Durante esos seis playoffs consecutivos, los Jazz llegaron a semifinales de la Conferencia Oeste en tres ocasiones, siendo este su techo. En las otras tres ocasiones cayeron en la primera ronda, incluida la última derrota ante los Dallas Mavericks de Luka Doncic. Pero, a pesar de no haber llegado a las finales del Oeste o a la gran final de la NBA, todas las plantillas dirigidas por Snyder siempre han sido firmes candidatas.

El ya ex entrenador de Salt Lake City ha sido fundamental en el desarrollo de muchos jugadores, con especial énfasis en el ya mencionado Rudy Gobert. El pívot francés ha conseguido ser elegido Mejor Jugador Defensivo de la liga en tres ocasiones. En la temporada 2020-2021, la franquicia se llevó dos títulos individuales, ya que a Gobert se le sumó Jordan Clarkson como Mejor Sexto Hombre de la fase regular. Otros jugadores como Royce O’Neal, Joe Ingles o Bojan Bogdanovic han dado sus mejores versiones bajo la batuta de Snyder.

 

 

“SPIDA” ES LA ESTRELLA

Pero hay un jugador que destaca por encima de todos, y al que Snyder ha sabido convertir en un referente de la mejor liga del mundo: Donovan Mitchell. Desde que llegó al equipo en 2017, “Spida” ha sido el referente anotador de la franquicia, con un promedio de 23,9 puntos por partido en sus cinco temporadas como profesional, cifra que asciende a 28,3 puntos por partido en los playoffs. Cifras de auténtica estrella, y que veremos si sigue ampliando en Utah, ya que después de conocerse el adiós de Snyder los rumores han empezado a aflorar. Parece que Mitchell será intocable, ya que la gerencia de Utah apostaría por él como el líder del proyecto que se avecina, y los damnificados podrían ser otros nombres como Gobert, Bogdanovic o Royce O’Neale. De momento, lo único seguro es que la era Snyder ha llegado a su fin, y que su legado perdurará para siempre en Salt Lake City.

 

Rudy Gobert
Rudy Gobert

 

– Akaw Sports